Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Comparte este Artículo
X
Nadie nace siendo padre

Nadie nace siendo padre

(0 opiniones)

 “¿Sabré educar a mi niño? ¿Cómo me preparo para ello? Siento que la relación con mi hijo comienza ahora, pero es tan fabuloso, no sé cómo hacerlo”.

Miércoles, Junio 15, 2016 - 16:07

Ser una buena madre

Aunque la felicidad te cautiva al pensar en el bebé que esperas, también te sientes rodeada de dudas. Te preguntas a ti misma si serás una buena madre, si ambos serán buenos progenitores. Esto es totalmente normal. La verdad, no se nace siendo padres. Antes de la llegada del primer hijo, tú eres por sobre todo la hija de tu madre y tu pareja es ante todo el hijo de su padre. Los dos tienen en su imaginación un hijo soñado del cual serán los progenitores soñados pero, en realidad, su hijo será el que hará de ustedes un par de progenitores, a medida que irán participando en su vida.

 

El peso de la educación

Cumplir con las necesidades de tus hijos no se reduce a solo darle una buena alimentación y mucho amor. Con mayor o menor conciencia, tú preparas la educación de tu hijo tomando en cuenta la tuya, tu historia de vida, tu propia proyección hacia el futuro, una cierta ruptura con el pasado y cierta continuidad en el futuro y sobre todo, adaptándose a la realidad que se descubre día a día.

Porque, de acuerdo con especialistas en pediatría, “tu hijo es una persona” en el sentido que es otro ser, separado de ti y pertenece a otra generación. Las representaciones mentales de posesión y pertenencia (carne de mi carne y sangre de mi sangre) defienden el poder absoluto conferido por la maternidad y el estatuto paternal.

Pero no es verdaderamente un progenitor, sino aquel que consiente a separarse, y esta es la dificultad principal: tu hijo partirá un día, pero no puede separarse de ti hasta entonces para crecer, preparar su vida de adulto, descubrir el mundo, descubrirse a sí mismo y relacionarse con los demás. En lo inmediato: ¿Cómo conciliar la idea de que este niño, que es tuyo, pueda ser al mismo tiempo tan dependiente de ti y potencialmente tan independiente?

 

Descubre la Haptonomía

La Haptonomía representa “la ciencia del tacto y sentimiento, en su dimensión íntima y afectiva”. El tacto es el primero de los cinco sentidos desarrollados por el bebé. En el concepto de haptonomía, mientras más pronto se sienta el bebé en contacto con sus progenitores, más pronto se sentirá seguro. Al nacer, la técnica de “carga haptonómica” sosteniendo al niño por su base, le permite adquirir autonomía con prontitud. La haptonomía permite a los futuros padres establecer un primer contacto, y vivir juntos el desarrollo de su futuro bebé antes del nacimiento, es más que una preparación para el parto, es una preparación para la paternidad. 

 

Sé protagonista de tu embarazo

No existe un recorrido ideal, ni siquiera perfecto para llegar a ser un buen progenitor. Pero una relación temprana con el niño, aún antes del nacimiento, es una ayuda. Porque esta relación es desde ya el código de que el niño es “otro”. Por eso es necesario que le hables, le cuentes lo que está haciendo, lo que ves, lo que sientes, lo hagas escuchar la música que te gusta y compartas con él tus comidas, teniendo conciencia total de que el bebé percibe el gusto de los alimentos que comes.

Debes disfrutar el tiempo del embarazo, viviendo momentos privilegiados de intercambio con tu hijo. Ten confianza en ti misma. Esto te irá preparando para la maternidad, poco a poco, y será sin duda una etapa maravillosa.

 

 

Leer más

Únete a nuestro club

Ser padres puede más sencillo con solo un clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

  • Aprende sobre nutrición a tu ritmo.
  • Contáctanos y comparte tus consultas.
  • Prueba nuestras prácticas herramientas

Registrarme

Contenido Relacionado
Revisión de Artículos

0 opiniones